Bailar para conquistar el deseo

Para que el público descubra algunos de los pensamientos y de los momentos que dejan huella en la vida profesional de un bailarín de danza, Erick Santamaría, integrante de la Compañía Nacional de Danza, ofreció una charla virtual a través de la redes sociales.

Con frescura y buen ánimo, Erick Santamaría inició la conversación dando la bienvenida a los hombres y mujeres que estuvieron puntuales a la cita. Cuando se le preguntó qué representaba para él ser un profesional de la danza, señaló: “Para mí es un sueño hecho realidad, es cumplir mi mayor deseo”.

“Yo desde pequeño quería bailar: en los escenarios, en los concursos, al ritmo de hip-hop, al ritmo de jazz, es decir, básicamente yo disfrutaba poder mover el cuerpo. Todo empezó cuando la hermana de una amiga en la secundaria, me retó a bailar hasta el máximo nivel, un profesional de la danza”.

Enseguida, Erick Santamaría, ahora integrante de la Compañía Nacional de Danza, comentó quiénes son algunos de los coreógrafos que más admira: Justin Peck estadounidense asociado con el New York City Ballet o Kenneth MacMillan, coreógrafo británico y director del Royal Ballet de 1970 a 1977.

A la pregunta de qué es lo más difícil que ha enfrentado durante su carrera profesional, Santamaría argumentó: “aprender a manejar la frustración, hay días que no salen las cosas por más que intentas; entonces, ahí es donde uno debe recordar los objetivos, el sentido del oficio para no paralizarte”.

Para terminar la conversación virtual, Erick Santamaría también hizo referencia a los momentos cumbres de su trayectoria como profesional de la danza: “una vez que sabes controlar los nervios y la frustración, descubres que debes estar ligero para trasmitir el poder del arte dancístico; el resultado es llegar al Palacio Bellas Artes y recibir aplausos embriagantes”.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario